Luz al final del túnel

25 04 2013

PR09_lamarea_300413_LEANDROORTIZ

Independiente e inamovible, así pretendió ser Público, y con estas ideas sucumbió al voraz mercado periodístico. El 24 de febrero de 2012, el diario publicó su última portada en edición papel. En la calle quedaron 130 trabajadores, un 85% de la plantilla, que tuvieron que hacer las maletas. Uno de ellos fue Toni Martínez, quien, junto a 40 ex trabajadores de Público puso en marcha la novedosa cooperativa periodística MásPúblico, germinada a raíz del ERE, y fundó el periódico mensual La Marea. Un ejemplo de evolución. Cuando más se acrecienta la persecución al rigor, a la compleja objetividad, y sobre todo, a todo aquello que denuncia lo preciso, más necesaria es la irrupción de medios que defiendan sus ideales y lo hagan con sus consecuencias.

publico-cerrado

El cierre de Público originó el nacimiento de nuevas fórmulas

Los alumnos de Periodismo de la Universidad Miguel Hernández de Elche, disfrutaron de la presencia del periodista valenciano, también fundador de la desaparecida El Metropolitá. Ante los futuros informadores, Toni Martínez resumió el cierre de Público así: “Un día antes, Jaume Roures decidió que ya no quería tener un medio de comunicación y cerró”. Sin embargo, los periodistas no decayeron, de hecho Toni Martínez ironizó con la decisión de Roures y comentó que gracias al cierre del periódico “han surgido ocho nuevos medios en el último año, son como pequeñas células”.

En tiempos en los que los medios de comunicación, bajo la protección maternal de las empresas, navegan bajo el océano de la imparcialidad y con la inestimable colaboración política, se agradece otro tipo de información, con mayor rigor y calidad. Un periodismo que pretenda hacerse un hueco, bajo el amparo de sus propios ideales, y con la garantía de que los periodistas trabajan para sí mismos. “El objetivo es dar una información libre, sin intereses particulares, ser un medio transparente y democrático”, explicó Martínez durante la conferencia. Además, confesó ante los alumnos de Periodismo que el nombre del diario pretende hacer un guiño a los movimientos sociales. Sin duda, la incursión de medios como La Marea, podría definirse como una bendición.

lamarea1

Cartel promocional de La Marea

Ocho trabajadores, todos ellos socios del periódico, sacan adelante esta nueva aventura. Y el modelo que siguen no es el propio del formato papel, pero sí el que, dada la tendencia a la baja del mismo, adoptarán para su propia existencia: apostar por los grandes reportajes.

La publicidad es un elemento cada vez más influyente, no sólo en la supervivencia de los periódicos, sino también en la agenda de los mismos. En los últimos años hemos podido observar una clara tendencia a ‘olvidar’ ciertos temas, que comprometerían a los grandes anunciantes, y que por ello las cabeceras, atemorizadas, prefieren obviar. Para Toni Martínez, éste no será un problema en la redacción: “la publicidad no influirá, implícita o explícitamente, en los contenidos”, así dice el manifiesto del diario. No extraña, por tanto, que tan solo cuenten con pequeños anuncios locales.

En la era de la tecnología, donde el lector ya no es pasivo, sino que quiere interactuar, opinar sobre los contenidos y lo quiere al momento. En dicho contexto nace La Marea, pero el diario no sólo hace bandera de ello, además les ofrece la oportunidad de participar, de tener voz y voto. Con un capital mínimo de 1.000 euros, el lector puede pasar a ser socios-usuarios, con derecho a un voto en la asamblea.

toni

Toni Martínez charló con los alumnos sobre la situación del periodismo

Toni Martínez también quiso hacer referencia al que, según el periodista, es el valor añadido de La Marea: oportunidad para periodistas en paro y nuevos profesionales.  Además, no dudó en denunciar la precaria situación laboral periodística y las escasas oportunidades que se ofrecen a los estudiantes de periodismo. “Hay otros medios de comunicación que no valoran el periodismo y ofrecen colaboración de forma altruista”, denunció el periodista valenciano. Asimismo, se mostró en contra de esta idea y afirmó que todo periodista “debe cobrar como cualquier persona cuando hace un trabajo”. El sistema por el cual se rige la profesión, con las empresas cada vez más preocupadas por las ventas, el profesional debe buscar ideas e innovar sino quiere que la crisis acabe por devorarlo. El periodista freelance, en clara ascendencia, es, para el fundador de La Marea, “el futuro”, y aseguró: “las grandes redacciones van a terminar”.

Ahora que las manifestaciones y la convulsión social están en pleno auge, el periodismo debe hacerse fuerte. La profesión necesita saber cómo y cuándo cambiar el rumbo, pero la ayuda para los nuevos periodistas es indispensable. Por ello, el trabajo de todas las “células” surgidas a raíz del fatídico cierre de Público, es digno de admiración. El futuro de la profesión pasa por la renovación y la apuesta por el futuro.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s




Grupo 29

Producción Periodística

PRODUCCIÓN PERIODÍSTICA

BLOG DOCENTE UMH / GRUPO 32 / 2012-2013

PRODUCCIÓN PERIODÍSTICA

BLOG DOCENTE / GRUPO 26 / 2012-2013

Grupo 25

El grupo 25 de producción UMH

UnderCàmera

Producción Periodística UMH / Grupo 24

231213produccionumh

Blog docente UMH / Grupo 23 / 2012-2013

GRUPO 22

Producción UMH 12/13

Producción Periodística Grupo 21

Blog docente UMH / Grupo 21 / 2012-2013

A %d blogueros les gusta esto: